jueves, 16 de septiembre de 2010

CONCIENCIA FONOLÓGICA

Para lograr aprender a leer con éxito, no es tan importante la edad que tenga el/la niño/a, sino:

 Dominio los aspectos fonológicos, como la conciencia fonológica, en gran parte.


 Tener un buen dominio lingüístico: cierto nivel de manejo sintáctico y semántico del lenguaje oral.

 Tener un buen dominio cognitivo: como la memoria operativa o la capacidad de establecer inferencias lógicas.

“La conciencia fonológica es una habilidad metalingüística que implica reflexionar sobre los aspectos sonoros del lenguaje hablado.”

Dependiendo del segmento de la palabra del que se toma conciencia, existen distintos tipos de conciencia fonológica:

 Léxica: tomamos conciencia de que las frases, las oraciones, están formadas por palabras. Cuando somos conscientes de cada una de las palabras que forman una oración hemos adquirido la conciencia léxica.

 Silábica: aquí vamos a tomar conciencia de que las palabras están formadas por sílabas (palmadas).

 Intrasilábica: tomamos conciencia de los componentes internos de una sílaba. Cuando se pide la identificación de la inicial de una palabra.

Hasta aquí, se debe aprender antes de saber leer.

 Fonémica: requeire ser capaz de saber que los sonidos son letras, y ser capaz de realizar tareas como identificar el sonido inicial en la palabra flor.
Para aprender a leer debemos dominar en parte este nivel de conciencia fonémica, pero a su vez, conforme se vaya aprendiendo a leer se irá madurando dicha conciencia.


Muchas veces se obvia el trabajar las habilidades metalingüísticas, pero es imprescindible trabajarlas bien para la correcta adquisición de la lectura y de la escritura. Podemos trabajar esto mediante actividades simples, de las cuales mostramos algunos ejemplos a continuación.
Los niños tienen que saber que cuando hablamos decimos frases, y que esas frases están formadas por palabras, y a su vez esas palabras por letras, que resultan ser los sonidos que decimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada