jueves, 13 de mayo de 2010

TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD

El TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN CON O SIN HIPERACTIVIDAD, TDAH, es un síndrome conductual. Este trastorno tiene síntomas como: impulsividad, exceso de movimiento, inatención, dificultad en el control de impulsos, dificultad para adquirir buenos hábitos de higiene y académicos, etc.

Este trastorno tiene una causa neurobiológica. Hay una afectación en el sistema nervioso central. Parece ser que se da por una serie de fallos biológicos. Además, la carga genética suele influir. Si los padres tienen TDAH, hay un 50%, aproximadamente, de posibilidades de que los hijos también lo presenten.

Esta afección es un trastorno común en la niñez, que afecta más a niños que a niñas (una niña por cada 4 niños). De este modo, podemos encontrar tres subtipos de TDAH según los síntomas detectadoss:

  • Inatento: Está relacionado principalmente con la falta de atención. Tienen dificultad para seguir órdenes y en la organización, terminar actividades, se distrae con “una mosca”, es olvidadizo, etc.

  • Hiperactivo/impulsivo: Es menos frecuente. La persona tiene un exceso de movimiento. Siente necesidad de estar siempre moviéndose, salta o corre en situaciones inapropiadas, quitando cosas a los demás. No suelen esperar los turnos conversacionales, responden antes de que finalice la pregunta e interrumpen en juegos a los demás. Suelen ser más proclives a los accidentes.
  • Tipo combinado: Es de los más frecuentes e implica síntomas de los dos anteriores. Hay que tener claro que, aunque no se cura, es necesario intervenir para que se produzca una mejora. El tratamiento, pues, va encaminado a que el niño sea capaz de terminar esas actividades que no puede acabar y seguir órdenes, entre otros objetivos.
Para tratar estos síntomas es posible que le pongan un tratamiento farmacológico que está encaminado a aumentar la actividad de la dopamina. Además, debe tener un tratamiento conductual, que es tan importante como el tratamiento farmacológico.
  • Crear una rutina: es bueno que creéis una rutina diaria. Desde que comienza el día hasta que acaba. Intentad por ejemplo que la hora de la comida sea siempre la misma o la de hacer las tareas.

  • Es bueno que siempre que se pongan a hacer las tareas utilicen el mismo sitio, preferiblemente un lugar luminoso, sin distracciones como televisor o hermanos jugando. Intentad siempre que la silla sea no giratoria para evitar que esté todo tiempo dando vueltas.

  • Antes de empezar a realizar las tareas podéis hacer alguna actividad de refuerzo de la atención para conseguir que se centre, por ejemplo una ficha de buscar las diferencias o de laberintos pueden venir muy bien. Una vez que ha hecho esta actividad empezamos a hacer las tareas. De esta forma, además, se relaciona la hora de hacer la tarea con algo que les gusta. Al principio os costará trabajo que se quede sentado, por eso empezad con poco tiempo e id aumentándolo.

  • Es bueno también que siempre coloquéis las cosas en el mismo sitio. Ya que suelen ser olvidadizos, si colocamos siempre la mochila en el mismo sitio, o sus juguetes, o zapatos, es más fácil que recuerde dónde está cada cosa.

  • Es importante que reconozcáis sus logros y lo premiéis. Podéis hacer una tabla de normas. En ésta pondréis 4 o 5 normas que sea lo que más os interese o preocupe de su comportamiento. Pero no pongáis las 5 que más trabajo le cuesten. Metas realistas. Cuando consiga algo de lo que hay en las normas le pondremos una pegatina y lo premiaremos. Podemos llegar a un acuerdo como “cuando consigas 10 pegatinas vamos al cine, o te compro un helado…”

  • Cuando estéis hablando con él explicándole algo, id directamente al grano. Decidles las cosas claras, sin rodeos. De esta forma será más fácil que os preste atención que si le dais una larga explicación.

  • No le deis a escoger entre demasiadas opciones de juguetes, ropa, etc. Dadle un par de opciones y ya está. Será más fácil que pueda elegir.

  • Sobre todo si presenta hiperactividad, cuando salga del colegio, después de estar en clase varias horas, llevadlo al parque para que haga actividades físicas si su cuerpo se lo pide.

Os remito a este enlace que, si sois maestros os vendrá muy bien (gratis para descargar):

- GUÍA PRÁCTICA PARA EDUCADORES.


Otras webs de interés:

http://www.trastornohiperactividad.com/

http://www.guiainfantil.com/salud/cuidadosespeciales/la_hiperactividad.htm




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada