domingo, 9 de mayo de 2010

¿CÓMO LLAMA LA ATENCIÓN TU HIJO?


Este vídeo es la mejor muestra de una llamada de atención.

Si no están llorando porque estén malitos, porque necesiten algo importante o cosas por el estilo y sólo lo hacen por llamar vuestra atención, recuperar un juguete, evitar recoger sus juegos o algo parecido, lo mejor que podéis hacer es no prestarles atención. Eso sí, vigilando de que no les ocurra nada y dándoles una alternativa. Imaginad que el berrinche viene porque estáis hablando con alguien y no podéis atenderlo en ese momento: "ahora mismo no puedo, (alternativa) cuando termine de hablar con ella voy contigo". Seguirá llorando y llorando, pero si siempre tenéis que hacerle caso en ese mismo momento, le estaréis dando a entender precisamente eso: que siempre que reclame atención debe tenerla. Debe ir comprendiendo poco a poco que debe esperar su turno. No es que no lo vayamos a atender, sino que tiene que ser dentro de un momento. Cuando terminéis de hablar, lo cogéis y le dais toda la atención que quiera: "mamá ya está aquí, ¿qué quiere mi niño?".

El llanto es la forma que conocen de conseguir lo que quieren. Quizás el primer día llore 30 minutos y, si no cedéis, al siguiente llore 20, y al siguiente 10 y así hasta que comprenda que llorar ya no le sirve. Si, por el contrario, el primer día el niño ve que, aunque haya estado llorando 30 minutos, después vosotros vais y le dais lo que pide o simplemente le prestáis atención, entonces al siguiente día sabrá que lo único que tiene que hacer es seguir llorando (e incluso quizás más rato que el primer día) porque al final conseguirá su objetivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada